Todo lo que necesitas para que tu boda en petit comité sea un éxito

Las bodas en petit comité se han convertido en tendencia los últimos años. Algunos novios desean una boda íntima en compañía de un pequeño grupo de familiares y amigos. Se trata sin duda de una elección muy personal que cuenta con múltiples ventajas y casi ningún inconveniente. Por eso te contamos todo lo que necesitas para que tu boda en petit comité sea un éxito.

Casarse con pocos invitados posibilita una celebración única en la que pueden ponerse en práctica ideas muy originales. El romanticismo estará a la orden del día en un ambiente distendido, reflejo de una planificación con menos estrés.  

A continuación los aspectos que debes tomar en cuenta para que tu celebración nupcial con un reducido número de asistentes sea inolvidable.

Un lugar memorable para la ceremonia

Si se trata de una boda religiosa, la celebración lucirá en una pequeña capilla o una ermita. Lo más importante es que en el recinto no se noten los bancos vacíos. En el caso que sea una boda civil, además de pasar por el juzgado, es posible realizar una ceremonia simbólica, sea en exteriores o en interiores llenos de magia. Jardines, un rincón del bosque o la playa pueden resultar atractivos para la ocasión.

Un espacio cautivador para la celebración

En algunos casos podría tratarse del mismo lugar de la ceremonia. Las casas o lugares con un encanto especial como las venues, ya sea que se encuentren en la ciudad, el campo o la playa, o una finca privada pueden ser opciones llamativas, siempre que permitan que se desarrolle el banquete o catering nupcial  para compartir con los vuestros. Tal es el caso del Cortijo El Esparragal en el que la originalidad y una buena logística favorecerán disfrutar de una celebración inolvidable.

Una decoración impactante

La ornamentación dependerá de los espacios seleccionados para esta importante ocasión. Lo relevante es evitar saturar de estímulos a los invitados y ajustarnos a las dimensiones del lugar.  Hoy por hoy las tendencias sugieren elementos decorativos vintages relacionados con los gustos y preferencias de los novios. Muebles antiguos, plantas, velas, artículos con ese toque antiguo pero también romántico son la clave para crear un ambiente cercano, personalizado y acogedor. Podríais incluir un candy bar o mesa de dulces especial, un libro de firmas o un photocall, propuestas que además le aportarán dinamismo a la velada.

Disposición del banquete

Optar por las mesas imperiales es una opción maravillosa para las bodas petit comité. Éstas permiten que todos podáis interactuar al momento del banquete. La celebración se hace más íntima y especial si todos pueden contar con la presencia de los novios, algo poco usual en las bodas.  También este tipo de disposición del banquete permite darle un toque más informal que hará sentir más cómodos a los asistentes.

Pero si existirán algunas restricciones para una mesa imperial rectangular para todos los asistentes, podéis contar con mesas redondas para subdividir en pequeños grupos a los invitados. Todo dependerá del espacio con el que se cuenta y las opciones del momento. En cualquier caso, contratar a un catering profesional garantizará un montaje increíble y que se cumplan los protocolos requeridos por la etiqueta y últimamente la prevención.

Alargar la celebración es posible

Quizás no lo habéis pensado, pero si sois un grupo reducido de personas, podéis alargar la celebración. La magia no tiene que ser de una noche sino que puede extenderse al fin de semana para compartirlo juntos en un lugar magnifico.  Podéis hacer una preboda, una postboda o también las dos cosas. En cualquier caso, lo más importante es que el lugar cuente con alojamiento para todos los invitados.

Pequeños detalles que marcan la diferencia

Una de las cosas que más preocupan a los novios en las grandes bodas es el poco tiempo que pondrán dedicarles a sus numerosos invitados. En el caso de una boda petit comité podréis tenerlos muy cerca y disfrutar de cada momento sin prisas. Además de vuestra presencia y atención, podéis obsequiar a los invitados con regalos personalizados únicos y especiales que apelen a la emotividad.

Disfrutar más y mejor con base en tu presupuesto

Está claro que llevar a cabo una boda no es cualquier cosa. Se trata de un proyecto que involucra cuidar cada detalle. Con una boda petit comité podéis invertir mejor vuestro presupuesto en mimar a vuestros selectos invitados. Es posible ofrecer un menú variado de alta gastronomía, un buffet distinto y ameno con exquisiteces importadas de otros lugares del mundo, o apelar a vinos refinados, siempre cuidando de las necesidades especiales de los asistentes. En este caso, calidad será mejor que cantidad.