Cómo aporta un catering a tu curso o formación profesional

A la hora de coordinar un evento empresarial, curso o formación profesional se toma en cuenta la locación, los ponentes, la iluminación, el ambiente y la comodidad que el lugar pueda ofrecer a los comensales. Pero se deja en un segundo plano la importancia de una buena selección del catering. Hoy te contamos cómo aporta un catering a tu curso o formación profesional.

No se suele asociar el éxito de un curso, reunión de negocios, o presentación de un producto con el catering. Pero en realidad se trata de un extra indispensable para generar un ambiente de placidez, plenitud y confort, que facilite el aprendizaje o la adopción de nuevas técnicas o ideas. Sin duda es garantía de éxito a la hora de llevar a cabo congresos o cursos.

Catering y formación profesional

Habitualmente, los formatos más idóneos de catering para acompañar una formación profesional, curso o congreso suelen ser los desayunos o coffee breaks, brunch, cócteles, buffets o banquetes.

Entre las ventajas de contratar con un catering está el hecho de que genera una atmósfera de aceptación. Además ahorra tiempo de planificación porque no solo se encarga de la preparación de la comida, sino también de la limpieza, la decoración y de servir a los asistentes. En sí, agrega profesionalismo.

De igual forma, la seguridad en la gestión, manipulación, preparación y preservación de los alimentos es un punto de vital importancia. Un servicio de catering está plenamente capacitado para llevar a cabo esta labor, adaptándose a las necesidades del evento. Un ejemplo de ello es la situación actual de la pandemia de la Covid-19, en la que seguir las normativas de bioseguridad garantiza una mayor comodidad y prevención a los comensales, conferencistas y asistentes en general.

Nuevas oportunidades y alianzas

Tal y como ocurre con los eventos corporativos o de empresa, un buen catering agrega dinamismo. En especial si se trata de una formación o intercambio de ideas. Mientras se degusta de un aperitivo, es más fácil que se consoliden conocimientos y se favorezca el intercambio de opiniones y contactos entre los participantes. Por lo que se pueden generar nuevas oportunidades y alianzas.

Con frecuencia, los eventos de formación, conferencias y congresos pueden contar con la presencia de varios expertos y una agenda cerrada de tiempo. Un catering permitirá tener esto bajo control, dándole fluidez al evento al mantener la agenda en orden y facilitar los descansos o paradas necesarias para reponer energías.

Otro punto que juega a favor del catering es su aporte a la presentación y originalidad. El hecho de entrar a un salón de convenciones con un ambiente cálido, un servicio atento y unos platos bien presentados, sin duda dejará, no solo en el paladar sino también en la memoria, una experiencia agradable.

La buena experiencia de combinar catering y formación

Una persona que posea buenos recuerdos de un curso, formación, congreso o presentación de productos es muy probable que quiera asistir a próximos eventos. Tan solo por el hecho de repetir la buena experiencia.

La selección del catering influye directamente en la satisfacción de los participantes y en la imagen del evento. Podemos contar con excelentes conferencistas, talleres o información realmente llamativa, pero si el servicio de catering o la comida no han sido del agrado de los participantes la valoración final será negativa. De allí que elegir un buen servicio de catering con experiencia y bien valorado sea un aspecto que definitivamente marcará la diferencia.