Catering para cerrar buenos negocios

El servicio de catering es fundamental en variadas de ocasiones. Desde acompañar actividades colectivas de formación, posibilitar la alimentación en trenes y aviones, hasta la realización de eventos y celebraciones. Pero es su aplicación en el ámbito empresarial el que lo convierte en una herramienta imprescindible. Estamos hablando del catering para cerrar buenos negocios.

El catering no solo permite crear un ambiente de confianza, comodidad y más distendido. También facilita la interacción entre las personas o lo que se denomina networking. Los clientes reciben una atención personalizada que incide en su decisión respecto a una marca o producto. Por ello un buen catering que cuide los detalles podría suponer una importante diferencia cuando hablamos de negocios.

El mejor formato para cerrar un buen negocio

Con frecuencia las empresas llevan a cabo reuniones tanto formales como informales por diversos motivos. Entre ellas otorgar incentivos a sus trabajadores, realizar presentaciones de productos, o bien efectuar comidas y cenas de negocios. Otra opción válida para establecer y fortalecer la relación con otras empresas es la realización de congresos y convenciones para intercambiar puntos de vista o ideas.

Las comidas y cenas de negocio son el mejor formato para cerrar un buen negocio. Se trata de una oportunidad para presentar las propuestas de la mano de la degustación de platos gourmet y maridajes exquisitos, rodeados de una atmósfera relajante y bien decorada.

Además de un buen catering, cerrar un negocio implica poner en práctica una serie de técnicas para lograr los mejores resultados.

Buena comida y correcta atención

Si se organiza una comida o cena de negocios, contar con un catering que cuida el buen trato y la atención es la primera forma de empezar a ganar puntos ante nuestros clientes. Nuestros modales y la manera de desenvolvernos en la mesa pueden ser determinantes.

Según estudios de la Universidad de Stanford, las «buenas maneras» tienen un impacto del 85% en el logro de una negociación. Esto incluye a la forma de hablar, los gestos y otras habilidades sociales.

Conocer nuestros clientes es el punto de partida para los buenos negocios. Es preciso identificar sus preferencias enfocadas en el tipo de comida o bebidas que más les atraen. Esto podría dar en el clavo para asegurar el éxito. Conviene además no hablar directamente sobre negocios desde el principio ni durante la comida. El mejor momento para tocar el tema es durante el postre o la sobremesa.

Otro aspecto que no se debe dejar de lado es colocar a los asistentes en el orden adecuado y de precedencia o jerarquía, así como cuidar el orden en el servicio ofrecido. Ello incluye incorporar y seguir un correcto protocolo sanitario ante la Covid-19, incluyendo el uso de mascarillas siempre que se pueda y durante el mayor tiempo posible, excepto durante la consumición.

Escoger locaciones inolvidables y llamativas, con un toque típico o tradicional, puede ser mejor que un lugar muy caro o demasiado moderno y elegante. Las personas encontrarán fascinante poder disfrutar de otros escenarios muy distintos a los hoteles convencionales o los bares de aeropuertos.

La magia del aperitivo

Pocos conocen la magia que puede obrar un aperitivo previo para cerrar negocios con excelentes resultados. Enumeramos algunas de las ventajas que ofrece esta extraordinaria ocasión en un evento o reunión de negocios:

  1. Conocer más al cliente

Ese aperitivo inicial nos da la oportunidad de presentarnos y dar los primeros pasos en la conversación. Esa introducción nos puede revelar algunos detalles de interés que quizás hemos pasado por alto, o de que los invitados a la reunión se conozcan entre sí en caso de que no tuvieran antes ocasión.

  1. Tiempo extra

Cuando uno de nuestros compañeros o la persona que tiene el poder de las decisiones no ha llegado todavía, el aperitivo permite ganar tiempo para esperarle. De esta forma se pierde menos el esfuerzo en convencer a quien no tiene la última palabra en la negociación.

  1. Abrir el apetito

Si todos los asistentes han llegado corriendo, el estrés y el tabaco pueden jugarnos una mala pasada y quitarnos el apetito. Una forma de recobrarlo es tomando un aperitivo.

El poder de la sobremesa

Tal y como hemos mencionado, es esencial evitar hablar de negocios muy al comienzo del encuentro o durante la comida. Por lo que el postre y más aún la sobremesa nos proporciona el mejor momento para ello.

Una vez que hemos comido, nos sentimos más receptivos y relajados frente a otros puntos de vista. Podemos acceder a acuerdos, estar dispuesto a colaborar e incluso incrementar nuestra creatividad e inspiración acerca de un proyecto.

De ahí que la mejor recomendación es no salir corriendo de la comida. Justamente es un buen momento para acercarnos a aquellas personas que teníamos más lejos en la comida, o bien para convencer a aquella otra que se mostraba más reacia. En todo momento conserve los modales, incluso en este momento más distendido. Pero eso sí, evite alargar demasiado la sobremesa y concretar mejor una reunión posterior para ultimar los detalles del acuerdo.

En Trevian Catering organizamos tu evento de empresa o reunión de negocios, marcando la diferencia en los estándares de un excelente servicio de catering. Cumplimos con el protocolo de higiene y seguridad ante la Covid-19. Consulta sin compromiso un presupuesto para tu celebración al 657052606 o a través de nuestra página web www.treviancatering.com